Estudios previos han observado efectos ergogénicos de la suplementación a corto plazo con nitratos con base en una mejora del flujo sanguíneo microvascular, economía de ejercicio y rendimiento. Como ocurre con la mayoría de las ayudas ergogénicas la duración óptima de la suplementación antes de la competición es un factor crítico de su verdadera eficacia. Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Jo y col, 2017; J Strength Cond Res 18-abr) cuyo objetivo fue investigar los efectos de una suplementación a largo plazo con nitrato vs dosis única, sobre la oxigenación muscular y rendimiento en ciclismo. Se utilizó un diseño aleatorio, doble ciego en paralelo, participando hombres y mujeres físicamente activos, que realizaron una contrarreloj simulada en ciclismo de 8 k antes y después de 14 días de periodo de suplementación con nitrato (multi-dosis) o placebo (dosis única). Ambos grupos consumieron una dosis de nitrato 2 h antes de la prueba de rendimiento. Los resultados mostraron que el grupo de multi-dosis mejoró el rendimiento, la potencia y velocidad media, mientras que el grupo de dosis única no modificó ningún parámetro. No hubo otras diferencias entre grupos, incluida la oxigenación muscular. Los autores sugieren que en conjunto la suplementación con nitrato a largo plazo tiene ventaja sobre una dosis única antes del ejercicio sobre el rendimiento en ciclismo y la eficiencia metabólica como indica una mejora de la potencia sin cambios en la oxigenación.

La suplementación con nitrato se ha convertido en una de las ayudas ergogénicas más demandadas y utilizadas por los deportistas. Cada vez se conocen más factores que permiten optimizar el protocolo de suplementación. Muchos deportistas consumen nitratos únicamente antes de la competición, pero estudios como el comentado hoy sugieren que para conseguir una mayor efectividad es necesaria en suplementación a largo plazo.